El programa de estudio “Co-construcción del Conocimiento” forma parte de una propuesta teórica, empírica y política que viene desarrollándose desde hace muchos años en el campo del hábitat. Supone una mirada sobre la investigación que advierte un quiebre de paradigma. El conocimiento como dominio solamente de una elite experta es la primera contrapropuesta de este programa. El reconocimiento y valoración de saberes diversos coexistiendo, académicos y vivenciales, es la posición de partida para comenzar a andar el trayecto cooperativo que convida este enfoque.
La perspectiva ideológica de esta línea de investigación se hace evidente en la práctica, en la experiencia y también se materializa, tomando un valor superlativo el trabajo de territorio y con la comunidad, en una sentida elección de vida por parte de los investigadores que adhieren a ella. Es por ello que lo instrumental-tecnológico adquiera un intenso sentido en esta propuesta investigativa. La tecnología se promueve como producto, proceso y gestión. Esta tríada conceptual concibe a la tecnología como un conocimiento dinámico y participativo, ya que intervienen múltiples saberes y actores en su producción. Adscribe al concepto de Tecnología Social, concebida como un instrumento para el desarrollo no excluyente, en términos de ser un potencial de apalancamiento socio productivo que dinamice las economías populares con independencia cognitiva. Así mismo, se recrea en la tecnología social y se reconvierte en Tecnología Co-construida, planteando una diversidad de saberes, todos incluidos en el acervo de resolución de problemas, transformando a rango de expertos a todos aquellos actores involucrados en esta producción colectiva.
El planteo de este espacio de investigación persiste en la posibilidad de refundar los modos productivos actuales de tendencia mercantil, superando la transferencia tecnológica unidireccional, para dar lugar al desarrollo de una nueva tecnología con un estilo solidario y asociativo que promueva una alternativa al desarrollo vigente con espacios socio-productivos no excluyentes.
La Tecnología Co-construida se asume entonces como instrumento para la producción de un Hábitat socialmente justo, económicamente suficiente y ambientalmente posible.

Paula Peyloubet

Anuncios